ESPECIAL | Diálogo político: camino para labrar la paz y la estabilidad de Venezuela

Cabecera de sitio ESPECIAL | Diálogo político: camino para labrar la paz y la estabilidad de Venezuela

Más de 600 llamados al diálogo para preservar la paz política del país ha realizado el presidente de la República, Nicolás Maduro, ante los intentos de sectores de ultraderecha nacional que buscan desestabilizar el sistema democrático venezolano.

El camino del diálogo, clave de la victoria de la paz en la Patria, ha permitido establecer los canales de comunicación para dirimir las diferencias ideológicas con los actores políticos, sociales, económicos y eclesiásticos del país.

Lo propio ha ocurrido en el transitar de la Diplomacia Bolivariana de Paz, con sectores internacionales que se oponen a la autodeterminación del pueblo venezolano que ha decidido ser libre y soberano.

En ese contexto, las victorias que se cuentan con la expresión genuina de la Mesa de Diálogo Nacional se articulan principalmente en esta etapa en el ámbito electoral con la participación de representantes de partidos de oposición y su participación en las recientes elecciones parlamentarias el 6 de diciembre de 2020, naciendo así una nueva clase opositora que transita las vías democráticas y desecha la violencia y el terrorismo como método para alcanzar el poder político.

EL DEBATE FUE LA CLAVE

Un conjunto de acciones dio paso a la negociación entre las partes con seis acuerdos fundamentales, entre ellos se contó la incorporación del Bloque de la Patria a la Asamblea Nacional, lo que ha dejado como resultado positivo para el pueblo venezolano que se estableciera una nueva junta directiva que apuntó a reinstitucionalizar el Poder Legislativo.

Igualmente, ya con un orden constitucional de avanzada, se conformó por designación del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE)– dada la omisión legislativa del parlamento- que garantizó el derecho a la expresión del voto este 6 de diciembre y que continúa en funciones.

Vale recordar que es la quinta vez en los últimos 20 años que el Poder Judicial, escoge a los rectores del CNE, algo que ya había ocurrido en los años 2003, 2005, 2014 y 2016.

En coordinación con el Sistema de Justicia y el apoyo de la Comisión de la Verdad, se han acordado medidas de solución de privación de libertad para quienes hayan cometido delitos contra la República y que estos sean objeto de estudio dentro del ordenamiento jurídico nacional.

Así mismo, en una acción destinada a la promoción de la convivencia pacífica a través de la apertura del cauce democrático, el Gobierno Bolivariano concedió, a finales del mes de agosto, el indulto a 110 dirigentes de la derecha con procesos judiciales abiertos o con medidas privativas de libertad.

Esto fue un gesto magnánimo, como el que tuvo el Comandante Hugo Chávez en 2007, el cual interpreta a cabalidad la doctrina de Simón Bolívar, cuando le escribió a Santander: “la paz será mi puerto, mi recompensa, mi esperanza, mi dicha y cuanto me es precioso en este mundo”

“Yo entiendo que mucha gente se indignó, está bien, pero entiéndanme, sé lo que estoy haciendo y pido su apoyo (..) Asumo toda la responsabilidad para mí del Decreto de Indulto que firmé ayer y creo en la paz y por ese camino iremos”, reiteró el presidente Maduro al hacer referencia al Decreto de Indulto.

Además, la defensa de la Guyana Esequiba es un acto de soberanía y de unión nacional que está siendo acompañado por la Mesa de Diálogo Nacional y en el marco del Acuerdo de Ginebra de 1966, único instrumento jurídico valido en los Acuerdos de las Naciones Unidas.

En ese orden, también se acordó el rechazo a las sanciones económicas, el bloqueo comercial y financiero por parte del gobierno de los Estado Unidos, así como las medidas ilegales aplicadas a Venezuela, esto como punto de honor de esta Mesa de Diálogo.

Ambas partes han propuesto que se instrumente el programa de intercambio de petróleo por alimentos, así como traer medicamentos e insumos para servicios básicos en concordancia con los mecanismos técnicos existentes en el Sistema de Naciones Unidas.

Cada acuerdo parcial establecido en dicha mesa se mantiene en el debate y son discutidos en encuentros técnicos especializadas en cada tema a fin de perfeccionar su contenido, aplicación, y ejecución además de adecuarlos a la Carta Magna venezolana.

En torno a estos acuerdos, el jefe de Estado y de Gobierno ha manifestado la importancia histórica que tienen frente a los nuevos desafíos para combatir el neocolonialismo.

“Estamos llamados a la unión de todos los que amamos a Venezuela, para defenderla de las agresiones, del bloqueo y la persecución financiera, impuesta por el gobierno de Estados Unidos. Juntos en un proceso de diálogo incluyente por el derecho irrenunciable a la paz de la Patria”, expresó el Dignatario a través de su cuenta oficial de Twitter @NicolasMaduro.

Con este hecho histórico, Venezuela, continúa demostrando ante el mundo que no es la política injerencista que se ha querido imponer desde el hegemon con la que se construyen los procesos democráticos para dirimir las diferencias, sino los acuerdos y entendimientos entre las partes como un acto de soberanía de los pueblos.

ACUERDOS CUMPLIDOS Y ATAQUES AL DIÁLOGO NACIONAL

El gobierno del presidente Nicolás Maduro, empeñado en dar muestras de la buena fe para avanzar en la resolución de los problemas que aquejan a los venezolanos, cumplió con los acuerdos previamente establecidos en el esfuerzo realizado por la Mesa de Diálogo, en República Dominicana.

En primera instancia, y de acuerdo al marco jurídico venezolano, liberó personas que habían participado en el ciclo de violencia de 2014 y 2017 y generó garantías para las elecciones presidenciales del año 2018.

Esta gestión se dio en mayo de 2018, con una parte de la oposición participando bajo el auspicio del político opositor Henri Falcón, quien además se postuló como candidato presidencial en el mes de diciembre de ese año. Falcón, que había solicitado en concordancia con la parte del Ejecutivo la observación de la Unión Europea y las Naciones Unidas, no logró el cometido, pues ambas instancias no acudieron; esto como parte de las señales recibidas desde Washington que les impide su vinculación al diálogo.

Mientras tanto, el gobierno estadounidense, en una grosera acción de desconocer la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la autodeterminación del pueblo que eligió libre y democráticamente a Nicolás Maduro como presidente de la nación a través del voto, atizó su embestida acelerando el bloqueo económico y financiero contra Venezuela.

Además, a través de la inédita creación de una gestión ficticia de la ultraderecha, se favoreció el pillaje y el saqueo de las riquezas del país en suelo extranjero como los casos de Citgo y Monomeros, ambas filiales de PDVSA, con sede en Estados Unidos y Colombia respectivamente, esto con el auspicio de las grandes elites mundiales que con una política injerencista apuntan a desestabilizar la democracia del país.

Adicionalmente, a finales del mes de abril de 2020, se fraguó una operación terrorista desde Colombia con la anuencia de la Casa Blanca, con comprobado financiamiento proveniente del pillaje de los recursos de la nación que buscaban entregar la República a los intereses imperiales, segar la vida de miles de venezolanos y del alto mando de la Revolución Bolivariana, además del magnicidio contra el Presidente Nicolás Maduro.

En esta cronología de ataques a la paz en Venezuela, se destaca la fortaleza de los principios democráticos que se expresan en la Mesa de Diálogo Nacional y en otras estrategias. Hoy Venezuela se mantiene en paz y firme en sus convicciones de independencia, mientras se delinea el declive de la agenda violenta de la ultraderecha y sus protagonistas fenecen a la sombra del hegemon estadounidense.



Entes adscritos