A 204 de la Batalla de Cabrián: Pueblo venezolano mantiene su lucha en defensa de la libertad y soberana

Cabecera de sitio A 204 de la Batalla de Cabrián: Pueblo venezolano mantiene su lucha en defensa de la libertad y soberana

El 4 de agosto de 1817, culminó la Batalla de Cabrián, combate que ocurrió en la ensenada de Punta Cabrián, situada en el actual estado Delta Amacuro. Esta batalla se llevó a cabo dos días antes y se desarrolló por las vías navegables y terrestres. Al concluir la batalla, los patriotas tenían un total de 1731 prisioneros, entre soldados y civiles enemigos. Con esta acción, cayeron en poder patriota Guayana la Vieja y todos sus anexos, asegurándose el triunfo de la segunda Campaña de Guayana y la consolidación de la tercera República.

En esta fecha, hace 204 años, las tropas patriotas en tierra fueron dirigidas por el Libertador Simón Bolívar, librando escaramuzas a lo largo de la ribera sur del Orinoco y liberando al río padre. El padre de la Patria instalado en Guayana, tenía consigo un parque de fusiles y artillería ligera, pero carecía de medios de transporte, lo que lo indujo a concurrir a Barcelona para armarios y formar un ejército fuerte.
Bolívar se dedicó a construir una escuadrilla sutil capaz de sostenerse en el río, compuesta de flecheras y cañoneras, provistas cada una de un cañón de artillería ligera y de marinos experimentados, y la puso a las órdenes del experto teniente coronel Rafael Rodríguez. Estos trabajos y la construcción de dos fuertes en la ensenada de Cabrián para proteger a los buques republicanos cuando entraran al río, fueron ejecutados con extraordinaria actividad por el general Juan Bautista Arismendi, bajo la dirección del propio Libertador, nos refiere el portal literario Signos de izquierda.

Para entonces, refiere la historiografía, Angostura y Guayana la Vieja permanecían sitiadas, la primera por los próceres independentistas José Francisco Bermúdez y Manuel Sedeño, y la segunda por diferentes jefes dirigidos por Bolívar: Valdés, Arrioja, Blanco, Pedro León Torres y otros que colaboraban con interés en los diversos servicios. Sólo Manuel Piar, se negó a tomar parte en la campaña, no aceptó ni el nombramiento de Segundo Jefe de la República, y se retiró solo a las Misiones a conspirar. El creía que Bolívar iba a fracasar.

Terminados los preparativos el Almirante Luis Brión entró al Orinoco con sus naves. A la primera noticia la valerosa guarnición de Angostura resolvió evacuar la plaza y se embarcó el 17 de julio en la escuadra, rumbo a Guayana la Vieja, para escapar del peligro inmenso de caer prisionera. La población en masa la siguió en la retirada.

Los españoles aterrados por las pérdidas, resolvieron quedarse en Guayana la Vieja el tiempo posible, en la esperanza de recibir socorros de Pablo Morillo jefe del ejército Realista, pero a los quince días no pudiendo resistir más la falta de víveres, emprendieron la retirada, el 2 de agosto, apretujados unos con otros en 34 naves: 22 de guerra y 12 de transporte. Llevaban 1.436 soldados, pero no intentaron en los primeros momentos atacar los buques de Brión, por la protección que les dispensaban los fuertes construidos por Bolívar en la ensenada de Cabrián, dentro de los cuales se había apoderado Brión.

Entonces siguió una batalla mitad fluvial y mitad terrestre con las naves de Brión, cuando los españoles avanzaron y las tropas de Bolívar, alineadas en la playa, hacían nutrido fuego contra las naves que huían. Los españoles se retiraban en dos columnas, a la derecha los buques de guerra, y a la izquierda los de transporte.

A consecuencia de esta acción denominada batalla de Cabrián, la plaza de Guayana la Vieja y todos sus anexos cayeron en manos del Libertador, los buques españoles se retiraron en desorden perseguidos violentamente por los buques de Brión, y la escuadrilla sutil del teniente coronel Rafael Rodríguez.

En el curso de la persecución se dieron numerosos combates, frente a la isla Tórtola, en Sacupana, en Imataca y en otros puntos del Delta del Orinoco. Los españoles fueron casi todos destruidos y sólo se salvaron dos o tres naves en una de las cuales se retiró Miguel de La Torre, también jefe Realista, hasta recalar a la isla de Granada.

Los patriotas hicieron 1.731 prisioneros entre soldados y paisanos y un botín inmenso con el cual se satisfizo en gran parte la codicia de los corsarios.

El 6 de agosto Bolívar escribe a Martín Tovar, desde Angostura:

“Por fin tenemos a Guayana libre e independiente (…) Esta provincia es un punto capital; muy propio para ser defendido y más aún para ofender; tomamos la espalda al enemigo desde aquí hasta Santa Fe, y poseemos un inmenso territorio en una y otra ribera del Orinoco, Apure, Meta y Arauca. Además, poseemos ganados y caballos,…..”

Por su parte el Almirante Luis Brión siempre hábil, generoso y patriota dirigió con acierto las operaciones navales de hace 204 años en la batalla de Cabrián demostrando su compromiso y lealtad al Libertador Simón Bolívar y a la causa independentista.

Refiere la historia asentada en el portal web Red Angostura, que después de la expulsión de los realistas de la Provincia de Guayana, fortalecida la autoridad de Bolívar, al mando de un ejército unificado y teniendo una base de operaciones tan formidable, El Libertador, desplegó las estrategias dirigidas a la liberación del Continente; Angostura se convirtió en capital de la República, el comercio con Inglaterra floreció, se adquirió todo lo necesario para fortalecer el ejército, nació el Correo del Orinoco, el Congreso de Angostura le dio gobierno a Venezuela, Nueva Granada fue liberada y en el Orinoco libre nació Colombia el gran sueño de nuestro Libertador Simón Bolívar.


Entradas Recientes




Redes Sociales

Entes adscritos