Campaña Admirable, una de las epopeyas más grandes de la gesta libertaria de América

Comparte y difunde

El 14 de mayo de 1813, El Libertador Simón Bolívar inició la Campaña Admirable -que fue emprendida desde San José de Cúcuta-, con el objetivo de liberar a Venezuela del poder español, luego de la pérdida de la Primera República.

Esta gesta consiguió la liberación del occidente del país y las provincias de Mérida, Barinas, Trujillo y Caracas. Estos éxitos, juntos con los obtenidos en Oriente por Santiago Mariño, dieron origen a la conformación de la Segunda República de Venezuela.

Bolívar estuvo acompañado en aquel entonces por destacados oficiales granadinos y venezolanos como Rafael Urdaneta, José Félix Ribas, Atanasio Girardot, Antonio Ricaurte y Luciano D’Elhuyar.

Liberación de los pueblos

Dichas tropas arribaron a Mérida el 23 de mayo de 1813, donde el pueblo lo aclamó como ”Libertador”, siendo esta la primera vez que así se le llamó a Simón Bolívar. El Concejo de esa ciudad le saludó en sesión especial con estas palabras: “¡Gloria al Ejército Libertador y gloria a Venezuela que os dio el ser, a vos, ciudadano general! Que vuestra mano incansable siga victoriosa destrozando cadenas, que vuestra presencia sea el terror de los tiranos y que toda la tierra de Colombia diga un día: Bolívar vengó nuestros agravios”.

El 14 de junio, llegó a la ciudad de Trujillo y, al día siguiente dictó la Proclama de Guerra a Muerte. Este decreto fue dirigido contra los realistas, quienes en aquel entonces tenían como finalidad atraer al pueblo hacia la causa patriota y crear un sentimiento de nacionalidad.

“Todo español que no conspire contra la tiranía en favor de la justa causa por los medios más activos y eficaces, será tenido por enemigo y castigado como traidor a la patria y por consecuencia pasado por las armas”, pronunció El Libertador.

Este decreto fue consecuencia del abuso de las crueldades y la falta de toda consideración del ejército realista hacia los patriotas. El Padre de la Patria comprendió que debía tomar medidas para evitar que el enemigo siguiera teniendo éxito en sus propósitos de dividir al pueblo, por lo que era necesario crear conciencia nacional a favor de la independencia.

Tal disposición se enunció con el propósito de resolver la situación de violencia que vivía la población.

En ese entonces, el  2 de julio de 1813, el Ejército Libertador conformado por José Félix Ribas y Rafael Urdaneta, venció en Niquitao -dominando a los realistas de José Martí-, donde luego obtendrían la hermosa victoria de Los Horcones. Bolívar después de libertar a San Carlos, derrotó al enemigo en Taguanes, obligando a las fuerzas de Domingo Monteverde a retirarse a Puerto Cabello.

Luego de su gira de liberación, el  2 de agosto entró Bolívar a Valencia  y dejó como Gobernador Militar a Girardot, con cuyas tropas y las de Urdaneta continuando así hacia la Gran Caracas.

Finalmente, llegó triunfante a Caracas el 6 de agosto, dejando atrás las penurias y los sacrificios de la Campaña Admirable. La Gaceta de Caracas comentaría, veinte días más tarde: Que se considere al héroe caraqueño en medio de un concurso de más de 30.000 almas recibiendo los homenajes sinceros de todo un pueblo a quien acaba de libertar.

A propósito de esta histórica fecha, el jefe de Estado, Nicolás Maduro, recordó la proeza como una de las más grandes de toda América.

“Hace 206 años nuestro Libertador Simón Bolívar emprende la Campaña Admirable, una de las epopeyas más grandes de la gesta libertaria de nuestra América. Hazaña del ejército libertario que nos regaló nuestro bien más preciado; la libertad, que siempre defenderemos”, escribió desde su cuenta en Twitter @NicolasMaduro.

Comparte y difunde