Especial| 11 de abril de 2002: Hace 20 años las horas oscuras del fascismo enlutaron al país con un golpe de Estado

Cabecera de sitio Especial| 11 de abril de 2002: Hace 20 años las horas oscuras del fascismo enlutaron al país con un golpe de Estado

Un día como hoy, hace dos décadas el fascismo representado en la ultraderecha venezolana lanzó un zarpazo contra las instituciones y la Constitución, arremetiendo contra la justicia social, el estado de derecho, la democracia y la paz del pueblo venezolano con una trama de conspiraciones políticas que derivaron en un golpe de Estado contra el gobierno legítimo del Presidente Hugo Chávez.

El 11 de Abril de 2002, la llamada Sociedad Civil, encabezada por la directiva de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), con Carlos Ortega al frente, la patronal Fedecámaras, con Pedro Carmona Estanga, así como la Conferencia Episcopal Venezolana, medios de comunicación privados y un reducido grupo de militares traidores a la Patria y a su juramento de defenderla, comenzaron las primeras acciones para perpetrar un golpe de Estado y derrocar al presidente constitucional de la Nación, Hugo Rafael Chávez Frías.

La mañana del 11 de abril de 2002, la oposición marchaba desde Parque del Este hasta la antigua sede de PDVSA en Chuao, actualmente sede de la Universidad Nacional Experimental Politécnica de las Fuerzas Armadas, allí sus líderes desviaron la ruta y llamaron a los simpatizantes a marchar hacia Miraflores, donde permanecía una concentración en apoyo a la Revolución Bolivariana.

El pueblo opositor que se había concentrado en Chuao obedeció al llamado, sin saber que eran víctimas del fascismo, pues al transcurrir las horas la avanzada de la marcha se acercó al centro de la ciudad para llegar a Miraflores y allí eran esperados por francotiradores quienes comenzaron a disparar para segar la vida de inocentes ocasionando la muerte de una veintena de venezolanos y decenas de heridos, crímenes que quisieron atribuirle a la Revolución Bolivariana, más tarde para promover la renuncia del Presidente Hugo Chávez.

En su libro «11 al 13, Testimonios y grandes historias mínimas de abril 2002», el periodista y escritor José Roberto Duque, plasma algunos testimonios de los protagonistas del 11 de abril, uno de ellos fue el de Luis Emilio Morín, luchador social de Caracas, quién cuenta como comenzaron a caer las primeras víctimas de aquel trágico 11 de abril

«Yo estaba pegado a la baranda del puente Llaguno, mirando hacia abajo, cuando vi caer a los primeros dos compañeros. Por mi madre que los disparos no se escuchaban; uno estaba hablando aquí con unos compatriotas y de repente uno de ellos cayó al lado con la cara bañada en sangre. Lo recogieron entre varios y se lo llevaron. Al segundo lo vi caer también, sin que nadie escuchara un tiro de pronto; uno estaba mirando para abajo y de repente el hombre cayó al piso. Cuando nos acercamos para auxiliarlo, nos dimos cuenta de que el señor tenía la parte de atrás de la cabeza blanda y colgando, como un colador de café. Entonces si comenzamos a escuchar los tiros, pero no la detonación sino el golpe del plomo contra las barandas del puente y el zumbido cuando se desviaba. También vimos que las ventanas del edificio que teníamos detrás se volvían pedazos, pero nada que oíamos el arma de fuego. Fue entonces cuando pensamos en francotiradores disparando con silenciador», recuerda Marín.


Manipulación mediática y antesala del Golpe del Estado

El 2 de abril de 2002, los medios de comunicación privados comenzaron a calentar las calles con titulares de los llamados de la oposición de «paralizar al país». La situación se alargó hasta los días siguientes, la convocatoria buscaba lograr un paro indefinido, que se planteó para el 9 de abril y los días posteriores.
Los días siguientes la prensa y la televisión continuaban dedicando gran parte de sus espacios a presentar las opiniones en contra del Gobierno, que era definido como «autoritario», y «represivo».

De igual manera, tuvo gran centimetraje en la prensa, el hecho que el presidente Chávez despidiera a altos cargos de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), calificados de «saboteadores» de la principal industria del país. Los medios titularon que el Gobierno había acabado con la meritocracia, recoge un trabajo de investigación titulado «¿Por qué el golpe de Estado del 11 de abril de 2002 contra Hugo Chávez no ha terminado?», Publicado en el Portal web de RT con fecha 11 de abril de 2019.

Al llegar el 11 de abril los medios de comunicación continuaron con su frontal respaldo al golpe de Estado «Ni un paso atrás», era la consigna de la oposición para llegar a Miraflores, propuesta que dio pie a titulares como «La batalla final será en Miraflores», del diario El Nacional.


Heroísmo popular

Los hechos de abril de 2002 y la derrota del golpe de Estado fueron acontecimientos marcados por el protagonismo del pueblo, aseguró el ministro del Poder Popular para la Cultura, Ernesto Villegas, durante una entrevista concedida al canal del Estado, Venezolana de Televisión de fecha 11 de abril de 2021: «Se dice muy rápido que el 11 de abril duró 47 horas, pero esas horas hay que multiplicarlas por el número de personas que vivieron aquellos hechos. Fue un acontecimiento con un marcado protagonismo popular», enfatizó el titular de la Cultura.

«La historia de proximidad es la reconstrucción integral de hechos que son protagonizados simultáneamente por diversos personajes y que cada uno tiene su parte de verdad. El pueblo venezolano vivió aquellos acontecimientos y lo protagonizó a su manera», continúo diciendo el también escritor del libro Abril Golpe Adentro.

Por su parte José Roberto Duque, periodista y escritor, del libro «11 al 13, Testimonios y grandes historias mínimas de abril 2002», sigue narrando en la recopilación extraordinaria de los testimonios de algunos protagonistas de esos días como Luis Emilio Morín, luchador social de Caracas, como transcurrieron los hechos de abril de 2002.

«La mañana del 11 de abril todavía no se hablaba de los movimientos de la derecha en términos de golpe de Estado, pero si teníamos claro que había un riesgo de que la marcha convocada para Chuao fuera desviada para el centro. Los líderes de la oposición estaban locos por generar un caos y la gente de ellos estaba rabiosa, así que nosotros nos agrupamos cerca de Miraflores para expresar nuestro apoyo a la Constitución y hacerles ver que no teníamos la guardia baja, que no tenían el paso libre. Si ellos venían a Miraflores iba a ser con mala intención», recuerda Morín.

En su testimonio Morín también narra como las agencias de noticias y medios de Comunicaciones privados nacionales e internacionales crearon la atmósfera para lo que sería el golpe de Estado: «a la una y media de la tarde de ese 11 de abril ya las agencias de información estaban diciendo en el exterior que el Gobierno de Venezuela estaba caído; días después supimos que la cosa era verdad, que el golpe y la traición habían venido desde adentro y el Presidente tuvo que ceder. Pero en ese momento, con aquella manifestación dispuesta a defender a Miraflores, aquello nos causaba una gran confusión».

Entrada la tarde, en medio de un caos creado por el fascismo, el Presidente de la República Hugo Chávez, se dirige al país en cadena nacional para llamar a la calma, en entonces cuando los medios de comunicación muestran su verdadero rostro de la traición al pueblo y como nunca antes parten la pantalla en dos para mostrar los hechos que ocurrían en el centro de la ciudad, donde caían a manos de francotiradores vidas inocentes. El objetivo era mostrar al mundo una mediática falsa para responsabilizar al Gobierno Bolivariano porla sangre derramada y exigir la renuncia el jefe de Estado.

Al anochecer el golpe de Estado estaba consumado, quienes exigían la renuncia del Presidente Hugo Chávez, se lo habían llevado secuestrado a Fuerte Tiuna. En la madrugada del 12 de abril, el mandatario nacional estaba incomunicado y en manos de sus agresores. El país en un silencio mediático solo conocida una parte de la historia que era difundida por voceros de la oposición quienes mantenían que Chávez había renunciado. Curiosamente nadie pudo mostrar la carta de renuncia firmada por Chávez, y eso ocurrió porque la verdad certera era que no había tal renuncia. Un golpe de Estado se había perpetrado y la Carta Magna había sido violada por el fascismo.

El pueblo ofrendó su vida para defender el Palacio de Miraflores y otras vidas fueron puestas a merced del fascismo que engañó al pueblo opositor.

A pesar de las bajas de inocentes de aquel fatídico abril de 2002, esos hechos más que debilitar la moral del pueblo y de la Patria, consolidaron la Revolución Bolivariana, el pueblo por primera vez en unión cívico-militar venció una de las más grandes conspiraciones contra Venezuela y derrotó el golpe de Estado, apenas 48 horas después.

A pocas horas de este hecho Fuerza Armada Nacional y el pueblo lograron con coraje restituir la democracia. La FANB conformó la Operación Dignidad que tuvo epicentro en el Comando de la Brigada de Paracaidistas, «ahí se conformó la resistencia primero y después la ofensiva que restituyó el orden constitucional y restituyó el Gobierno Nacional y el Gobierno Bolivariano y bueno seguimos el camino», narraba el Comandante Hugo Chávez el 29 de abril de 2002 en su programa dominical, Aló Presidente realizado en Yagua, Municipio Guacara, Estado Carabobo.

Javienny Chirino


Entradas Recientes




Redes Sociales

Entes adscritos