ESPECIAL | 4 de febrero un torrente histórico que trajo consigo el Día de la Dignidad Nacional

Cabecera de sitio ESPECIAL | 4 de febrero un torrente histórico que trajo consigo el Día de la Dignidad Nacional

Ayer un por ahora, hoy un para siempre… así el 4 de febrero de 1992, marcaba una inflexión en la historia de Venezuela, era el Día de la Dignidad Nacional.

“Compañeros, lamentablemente, por ahora, los objetivos que nos planteamos no fueron logrados en la ciudad capital, es decir, nosotros acá en Caracas, no logramos controlar el Poder. Ustedes lo hicieron muy bien por allá, pero ya es tiempo de evitar más derramamiento de sangre, ya es tiempo de reflexionar y vendrán nuevas situaciones y el país tiene que enrumbarse definitivamente hacia un destino mejor”

Hugo Chávez 4 de febrero de 1992

El país enfrentaba entonces una crisis producida por el gobierno de la época que genuflexo a los poderes imperiales había sumergido al pueblo a la miseria y la exclusión con un paquete neoliberal del Fondo Monetario Internacional.

Fue un despertar patriótico que brotó de las filas de los cuarteles y del pueblo todo que se sumó a la rebelión cívico-militar que lideraba el valiente Teniente Coronel, Hugo Chávez.

En menos de un minuto, se contaba que un grupo de valientes soldados encabezaban la “Operación Zamora”, afianzados en el pensamiento de Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora, acompañarían lo sueños libertarios de un pueblo que se resistía a la dominación neocolonial.

El movimiento de la juventud militar, encabezado por soldados que portaban brazaletes con los colores patrios en su brazo izquierdo, alzaron su voz contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez, sobre quien pesaba la tristeza y el dolor de un pueblo que se había manifestado en la calle con el “Caracazo”, hecho que cobró la vida de miles de inocentes a manos de los cuerpos represivos de seguridad del Estado.

Este intento de cambiar la historia, falló, pero marcó un antes y un después en la historia venezolana. Quienes comandaban la insurrección fueron apresados, entre ellos los Tenientes Coroneles Hugo Chávez Frías, Francisco Arias Cárdenas, Joel Acosta Chirinos, Jesús Urdaneta Hernández y Jesús Ortiz Contreras, los cuales recibieron amnistía durante el segundo período de Gobierno del expresidente Rafael Caldera.

“No fuimos nosotros los hombres del 4 de febrero apoyados por estas cúpulas, por “los amos del valle” o por los dueños de las televisoras y de los grandes medios de comunicación, nosotros salimos con lo que teníamos a la mano, con nuestro corazón, con nuestra dignidad, salimos a batallar por la patria, no manipulados por nadie sino impulsados por nuestra propia conciencia”

Hugo Rafael Chávez Frías 4 de febrero de 2003

Desde entonces, esta fecha se conmemora como el Día de la Dignidad Nacional , y se convirtió en una de las columnas más fuertes de la historia venezolana dando inicio a la transformación y reivindicación del pueblo para crear conciencia en los patriotas y así avanzar por medio del voto popular a la Revolución Bolivariana, retomando la importancia de los pensamientos libertarios de Simón Bolívar, Ezequiel Zamora y Simón Rodríguez.

Datos históricos

Hace 28 años el Comandante Supremo Hugo Chávez recogió la admiración del pueblo venezolano cuando expresó “Compañeros: lamentablemente, por ahora, los objetivos que nos planteamos no fueron logrados en la ciudad capital”, desde allí reveló que era un Movimiento Bolivariano con base en el pensamiento del Libertador Simón Bolívar.

Una prenda militar sobre la cabeza de este gran guerrero se convirtió, para decirlo mediante una definición académica, en “la representación inequívoca de una idea”. Desde ese día, la boina roja es sinónimo de rebeldía popular, de liberación nacional, de cadenas rotas.

Desde su aparición pública, el nombre de Hugo Chávez se hizo sinónimo de esperanza, de liberación y de patria. Ya nada volvería a ser lo mismo en Venezuela.

Seis años más tarde, venciendo todos los poderes fácticos que se confabularon en su contra, en especial el poder mediático, Hugo Chávez ganó la Presidencia de la República con una abrumadora ventaja.

Su promesa fundamental: refundar la República sobre las bases de la justicia, la igualdad y la libertad para todos y todas. Una Asamblea Constituyente y una Constitución redactada por el pueblo y aprobada en Referéndum, comenzaron a hacerlo posible.

Operación Zamora

La “Operación Zamora”, se dio como una respuesta a las necesidades de la población más desposeída, la cual estaba sumida en vejaciones, maltrato y olvido. Desde ese momento esa Revolución fue el inicio del fin de un período adverso en donde Venezuela estuvo marcado por el puntofijismo, la democracia representativa corrupta y decadente.

Esta contó con la participación de dos mil 362 hombres en armas, con 5 tenientes coroneles como cabezas visibles del movimiento, seguidos de 14 mayores, 54 capitanes, 67 subtenientes, 65 suboficiales, 101 sargentos de tropa y 2.056 soldados alistados.

Los participantes, pertenecientes a 10 batallones, formaban parte de las guarniciones militares de los estados Aragua, Carabobo, Miranda, Zulia y el Distrito Federal, y fue dirigido por el líder de la Revolución Hugo Chávez.

Transcurridas varias horas, donde las Fuerzas Bolivarianas combatían para lograr la toma del Palacio de Miraflores, el desgaste comienza a hacer mella en los militares patriotas por lo que, ante la ya negada posibilidad de triunfo, el Teniente Coronel, Hugo Chávez, decide culminar la operación, no sin antes pedir, el respeto por la vida de sus subordinados y asumir la total responsabilidad por la rebelión cívico-militar.

Tales palabras marcaron el alba de un Líder, que, luciendo una boina roja, emitía una serie de mensajes claves como el «por ahora» que llenaron de esperanza a un país que se encontraba moribundo, y un «asumo la responsabilidad» que colmó de dignidad y orgullo los corazones del pueblo.

Este día de rebelión, pese a su derrota militar, obtuvo un triunfo político que no había sido estipulado por sus ejecutantes, al convertirse en faro de esperanza para el pueblo, que veía en el Comandante Chávez, la imagen de un líder indomable, que en las peor de las circunstancias se mantuvo firme y con verbo resuelto.

Desde entonces, esta rebelión dio la posibilidad años más tardes al Comandante Chávez, de iniciar su propio movimiento político que se conoció como el “Movimiento V República (MVR)”, con el cual Chávez ganó la presidencia de la República en las elecciones presidenciales de 1998 con más de tres millones de votos (63.45 por ciento o 3.673.685).

El 4F hirió mortalmente al puntofijismo, sistema de gobierno que llegaría a su fin el 6 de diciembre de 1998, cuando el Comandante Chávez fue electo por primera vez, en una avasallante elección histórica, como Presidente de la República.

El Caracazo, grito de rebelión popular

Los anuncios de Carlos Andrés Pérez derivaron en una de las masacres sociales más relevantes del siglo XX en América Latina, siendo esta denominada como el “Caracazo”, hecho que estuvo enmarcado en fuertes protestas, disturbios, saqueos, manifestaciones de rechazo al abrupto aumento de la gasolina, servicios básicos y alimentos.

El Gobierno de Pérez, integrante del partido de derecha, Acción Democrática (AD), impuso a la población venezolana en 1989, un paquete de medidas económicas que tenían como finalidad responder a las peticiones realizadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), para cumplir con los pagos de la financiación recibida por la institución financiera mundial.

Esta fecha es conocida en Venezuela como el día que dividió la historia del pueblo. Así, el 4F produjo una conmoción política nacional que abrió el conocimiento de los venezolanos y estremeció a “la democracia representativa” basada en el excluyente Pacto de Punto Fijo del bipartidismo político AD-COPEI que prevaleció durante 40 años.

Chávez mismo admitió que la rebelión militar fue una obligación moral y dijo que Bolívar renació el 4 F de 1992. “La madrugada del cuatro de febrero, volvió Bolívar el verdadero”.

Así, la construcción de la nueva sociedad venezolana dejó de ser una utopía para convertirse en una necesidad posible, con sujetos y un liderazgo claro capaz de motorizar el proceso revolucionario.

“El 4 de febrero fue un día que generó fuerzas que todavía están en expansión, el 4 de febrero no ha terminado, su espíritu insumiso debe acompañarnos cada día, porque los poderes que enfrentamos desde hace más de dos décadas persisten aún en su intento de detener el curso de la historia en Venezuela, en nuestra América y en el mundo, son los poderes que amenazan con destruir a la humanidad y el planeta. El por ahora de hace 21 años es hoy un para siempre del pueblo bolivariano”

Hugo Chávez, 4 de febrero de 2013

Esta rebelión patriota, significó el despertar del pueblo revolucionario que 28 años después sigue en unidad, lucha, batalla y victoria, para consolidar el proyecto de Patria libre y soberana, que vio su luz en el alba de una Revolución que, inspiradas en los valores de Bolívar y Chávez, sigue consolidándose derrotando imperios.

El 4 de febrero de 1992, representa el chispazo que fortaleció al pueblo y lo enrumbó en la lucha por el rescate de la dignidad nacional.

Pese a miles de intentos de desestabilización y sabotaje, la patria de Bolívar y Chávez continúa la gesta iniciada en aquellos días; Gracias a la unión cívico-militar en Venezuela existe un pueblo que no renuncia a la determinación de ser libres y patriotas frente a las arremetidas del imperialismo norteamericano y sus países aliados.

Pueblo venezolano reivindica la lucha por la soberanía

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, rememoró la gesta del 4 de febrero de 1992 liderada por el Comandante Hugo Chávez, quien fue la figura dirigente del movimiento revolucionario que puso fin al sistema neoliberal instaurado en Venezuela.

“Somos la Venezuela buena, la Venezuela de verdad. Los que llevamos la bandera de la dignidad, el decoro y el honor, frente a los que entregan el alma al diablo imperialista creen que Venezuela no tiene quien la ame y aquí estamos los que la defendemos con nuestra propia vida si fuese necesario

Nicolás Maduro acto conmemorativo al

27 aniversario de la Rebelión del 4 de febrero Maracay estado Aragua

Ante esto, un grupo importante de oficiales patriotas, inspirados en el ideal Bolivariano, asumieron el llamado de sus conciencias y se rebelaron contra el puntofijismo, el 4 de febrero de 1992. De aquella acción militar, el mayor triunfo fue el político, el moral y el de despertar de la conciencia colectiva, cuando el Comandante Hugo Chávez, frente a las cámaras, de la que algunos pensaban, era la derrota de los militares rebeldes, gestó la mayor victoria política de finales del siglo XX”.

“Hoy, en el Día de la Dignidad Nacional, se ha dado una maravillosa demostración de poder popular, de amor a la patria, y hoy podemos decir que el 4 de febrero está más vivo que nunca, que Chávez está más vivo que nunca en su pueblo hecho poder, desplegado en las calles, plazas y avenidas de Caracas”

Nicolás Maduro

“La rebeldía del 4 de febrero está hoy más vigente que nunca. El 4 de febrero es más futuro que pasado y debe ser todos los días contra la guerra económica y el imperialismo”

Nicolás Maduro

Ese célebre «Por Ahora» es 28 años después, una frase que se convirtió en el despertar de la esperanza y fuerza de un heroico colectivo social, de un bravío pueblo que ahora construye el sueño del socialismo de la mano del Presidente Obrero, Nicolás Maduro, protegiendo el legado del Comandante Chávez.

De esta manera, Hugo Chávez y su hijo, Nicolás Maduro, impulsaron planes para la reivindicación social de la población con justicia y equidad que avanza en la construcción del Socialismo del Siglo XXI.

“La madrugada del cuatro de febrero volvió Bolívar, el verdadero hombre de las fuerzas”

Hugo Chávez


Entradas Recientes




Redes Sociales

Entes adscritos