Especial | Venezuela enaltece legado del mártir revolucionario Salvador Allende a 47 años del Golpe de Estado en Chile

Cabecera de sitio Especial | Venezuela enaltece legado del mártir revolucionario Salvador Allende a 47 años del Golpe de Estado en Chile

A 47 años del golpe de Estado en la República de Chile, el pueblo y Gobierno de Venezuela, enaltecen el legado del Presidente y mártir revolucionario, Salvador Guillermo Allende Gossens, ejemplo de conducta política y entrega a una causa justa del lado de los más vulnerables.

El 11 de septiembre de 1973, el escenario de mando chileno se impregno de traición y cobardía al propinar una dura estocada al pueblo chileno, tras ejecutar un golpe de Estado y asesinar al revolucionario Allende, quien hasta su último aliento intento romper con la pretensión hegemónica del imperialismo norteaméricano de subordinar a las naciones libres y soberanas.

Ese día, en horas de la mañana, desde la sede del gobierno y mediante Radio Magallanes, Allende, le habló a su pueblo, con tranquilidad y agallas, aunque sabía que solo había una forma de que lo sacaran del poder y desistiera de su lucha por la soberanía de Chile.

Entonces dijo al soberano: “Pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser cegada definitivamente”. El relato ocurrió mientras defendía el Palacio de La Moneda, donde lo pusieron los votos del pueblo en las elecciones de 1970.

Los golpistas creyeron que dándole un avión para que saliera del país, Allende, olvidaría las promesas que hizo a los chilenos y las chilenas de una Patria libre.

“Tienen la fuerza. Podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos”, fueron sus palabras mientras armado con un casco y una ametralladora, decidido a defender a Chile con la vida, veía tanques de guerra frente al Palacio.

La acción fue ejecutada por un traidor, el General Augusto Pinochet, con el apoyo de la oligarquía racista, elitista, excluyente y de sectores dominantes de la sociedad chilena, en alianza con Estados Unidos.

Importantes sectores de la cúpula militar, las instancias más reaccionarios de la Iglesia católica, conjuntamente con el aparato mediático de EEUU, sometieron previamente al pueblo al desabastecimiento, escasez, violencia terrorista ejercida en las calles por brigadas juveniles de las clases altas, para crear un clima de ingobernabilidad que justificara el golpe de Estado, que condujo al país a una de las dictaduras más fuerte de América Latina.

Un mártir de la revolución

Mientras Allende, y varios miembros de su gabinete resistían y se negaban a arrodillarse ante el enemigo, Pinochet esperaba tranquilamente el desenlace del ataque a La Moneda, en una base militar a varios kilómetros de Santiago.

“En este momento pasan los aviones, es posible que nos acribillen, pero que sepan que aquí estamos. Por lo menos con nuestro ejemplo para señalar que en este país hay hombres que saben cumplir con la obligación que tienen”, expresó el presidente chileno en su alocución al pueblo, cuando los aviones sobrevolaban la sede del gobierno.

Allende, estaba convencido de que el ataque se produciría en cualquier momento, pero su visión revolucionaria lo ponía un paso delante de los golpistas, ya que sabía que su sueño de ver un Chile libre quedaba impregnado en el pueblo.

“Sigan ustedes sabiendo que mucho más temprano que tarde de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor. ¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!”, exclamó el Presidente chileno.

En su discurso memorable que quedaría para la historia y estudio de las nuevas generaciones resaltó: “Estas fueron mis últimas palabras, y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que por lo menos será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición”.

Mientras tanto, los aviones lanzaron más de 20 bombas contra el Palacio de La Moneda. Cristales destrozados. Paredes convertidas en escombros. Polvo. Mucho polvo. Fuego. Otra bomba. El ruido ensordecedor de los aviones que bombardeaban. Y la frase de Allende, en medio de tanto caos, en medio del fin de la denigrante traición, salía también como polvo: “Tengo fe en Chile y su destino”, reseñó un texto del portal Telesur.

Ese día, Allende se convirtió en un mártir, en ejemplo claro y consecuente de lo que es luchar por una Patria Grande, cumpliendo su promesa: “Yo no voy a renunciar”.

T: Yuleisy Matheus/ Yndira López


Entradas Recientes




Redes Sociales

Facebook

Instagram

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando. No se recuperarán nuevas entradas.

Puede haber un problema con el token de acceso de Instagram que estás utilizando. Es posible que tu servidor tampoco pueda conectarse a Instagram en este momento.

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Puede haber un problema con el token de acceso de Instagram que estás utilizando. Es posible que tu servidor tampoco pueda conectarse a Instagram en este momento.


Entes adscritos