Hace 14 años un enérgico Hugo Chávez y este heroico pueblo, derrotaron al sabotaje petrolero

Comparte y difunde

El año 2003 representó un periodo heroico, cuando hace 14 años el pueblo venezolano impulsado por el amor infinito y la lealtad absoluta de nuestro Comandante Chávez, logró derrotar el sabotaje petrolero iniciado por la burguesía, al rescatar el buque Pilín León; que estuvo 16 días paralizado en el Lago de Maracaibo, impidiendo la distribución de combustible y de diversos derivados.

Este nefasto sabotaje trajo como consecuencia, la disminución abrupta de las principales actividades económicas del país y distintas secuelas negativas para la corporación estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y para la sociedad venezolana.

La antigua PDVSA, comandada por sectores radicales de la derecha negaba la posibilidad de basarse en nuevas reformas en favor del pueblo promulgadas por el Proceso Bolivariano. Dichos cambios, presentaron al país la posibilidad de una regularización equitativa de la riqueza petrolera y la democratización de este patrimonio, acompañada del Poder Popular.

Es por tal razón privatizadora, que opositores a cargo de Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima, deciden paralizar la producción nacional del crudo por tres meses, comprendidos entre diciembre del 2002 y febrero del 2003. Esta acción, frenó la principal actividad comercial de Venezuela e hizo perder a la nación, cuantiosas sumas de dinero que entrarían a la Patria por concepto de ventas diarias al exterior.

Luego de 90 días continuos sin percibir ganancias nacionales para ser reinvertidas en el bienestar social de la población, nuestro Comandante Supremo Hugo Rafael Chávez Frías junto a la colectividad patriota de estas tierras, logró derrocar las acciones desestabilizadoras de los trabajadores, gerentes y militares opositores; quienes incluso fueron los mismos autores que en 2002 colaboraron con el golpe de estado que mantuvo fuera del poder durante 48 horas al Presidente Chávez. Este hecho, de desistir de la paralización petrolera, marcó una victoria contundente frente a factores apátridas y dio inicio una nueva estructura corporativa que en la actualidad es de ¡Todos los venezolanos!

Con la retoma del buque, se inició a una nueva época de soberanía petrolera en el país, liderada por Chávez y por el pueblo en unión cívico-militar. En ese mismo año 2003, se decretó al 21 de diciembre como Día de la Victoria Petrolera.

Debido a toda esta actividad golpista vencida por el soberano, se acentuó el arranque del proceso de recuperación de la compañía nacional, dejando atrás para siempre su visión mercantilista, y se convirtió en un instrumento para impulsar una política social, popular y revolucionaria, que tiene como norte atender las necesidades del pueblo.

El Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez, destacó asimismo en su programa dominical Aló Presidente del 9 de febrero de 2003, la victoria obtenida por el Poder Popular, que junto al Gobierno Bolivariano derrotaron el sabotaje petrolero y económico. Desde la Refinería El Palito, en el estado Carabobo, el Líder Revolucionario resaltó que la conciencia política y social del pueblo y de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) permitieron derrotar las acciones criminales y desestabilizadoras emprendidas por Fedecámaras, con el apoyo de la Confederación de Trabajadores de Venezuela, organización sindical capitalista controlada por el partido político opositor Acción Democrática (AD).

Chávez reseñó en su momento que estos poderosos sectores económicos, obligaron a cortar el suministro de combustible, a parar barcos de la marina mercante en las aguas del Caribe, restringiendo los horarios en las entidades bancarias, así como a cerrar escuelas, universidades, entre muchas otras medidas; todas con el propósito de atentar contra el orden democrático del país.

“Creyeron que Chávez no aguantaba el paro, pero se equivocaron porque no es Chávez, esto no es de un hombre, aquí lo que hay es un pueblo con dignidad, aquí lo que hay es un colectivo dando una batalla como nunca antes”, expresó también el Comandante en referencia al triunfo revolucionario sobre un planificado sabotaje que tenías sus raíces en el 2 de diciembre del 2002.

Chávez recordó además, que durante el golpe económico, los empresarios bloquearon fuentes de producción de alimentos, como leche, harina de maíz, carne, agua, así como otros consumos esenciales para la familia venezolana.

La nueva PDVSA hoy en día, es un poderoso instrumento que se ha fortalecido para desarrollar nuestros propios recursos naturales. Su existencia no solo llena de orgullo patrio, sino que permite incursionar con éxito en un negocio que es mundial y competir con centenarias transnacionales defendiendo en todos los espacios, el interés colectivo; como una empresa propiedad 100 por ciento República, dirigida y operada por los venezolanos.

T: Natacha Bejarano

Comparte y difunde