TRABAJO ESPECIAL 1° de Mayo: Día de reivindicación de la clase trabajadora venezolana

El primero de mayo se conmemora una fecha importante para Venezuela y el resto del mundo: el Día Internacional de los Trabajadores.

La misma fue señalada internacionalmente en homenaje a los huelguistas estadounidenses que participaron en la paralización de miles de fábricas durante las protestas de 1886, los cuales exigían que se adaptara la jornada laboral a 8 horas diarias.

Dichas manifestaciones tuvieron consecuencias violentas, dejando víctimas mortales tanto en el ataque a la Plaza Haymarket, como un año después, con la ejecución en la horca de cuatro dirigentes socialistas vinculados a las protestas.

Día del Trabajador en Venezuela

En Venezuela, la celebración del Día del Trabajador comenzó en Maracaibo, después de la muerte de Juan Vicente Gómez y con el gobierno de Eleazar López Contreras.

Se puede hablar de sindicalismo y del nacimiento del movimiento obrero en nuestro país en 1936, cuando se inició una campaña de las organizaciones políticas y del propio Presidente López Contreras, guiadas a lograr la sindicalización masiva de los trabajadores, luego de que éste, enfrentara en el inicio de su mandato, dos huelgas obreras y una estudiantil que sacudieron al país.

Al asumir la jefatura nacional Rómulo Betancourt, dicta un decreto el 24 de Abril de 1946, donde establece el 1º de mayo como Día del Trabajador y se declara día feriado y de remuneración obligatoria para los trabajadores en general, incluyendo los que realizan sus labores en la agricultura y cría.

Durante esta fecha no podrán efectuarse trabajos en las empresas o establecimientos sometidos a la Ley del Trabajo y al Reglamento del Trabajo en los campos.

Desde entonces, las organizaciones sindicales han tenido un papel protagónico en la exigencia de mejoras laborales para los trabajadores, adaptadas a las necesidades y realidades de nuestro tiempo.

En la actualidad, esta fecha significa festejar el proceso de emancipación que ha tenido el país a propósito de la llegada de la Revolución de la mano del Gigante Hugo Chávez a la presidencia, con la continuación de Nicolás Maduro Moros.

Llegada del Comandante Supremo marcó el camino de la igualdad obrera

Fue en la llegada del gobierno del Comandante Supremo Hugo Chávez Frías, que se reivindicó el trabajo de los venezolanos y venezolanas, convirtiendo así en uno de los objetivos principales el reconocimiento de los derechos laborales y el entendimiento de que el trabajo los dignifica y hace libres.

Durante el primer día de mayo del año 2011, el Líder de la Revolución llamó a comenzar un debate para lograr la aprobación de una nueva Ley Orgánica del Trabajo que beneficiaría a toda la clase trabajadora nacional. 

En ese momento, el Comandante manifestó que “en Venezuela hay razones para hacer esta fiesta popular, una de las más importantes, pues aquí hemos logrado recuperar el significado real del 1° de mayo, el verdadero significado del Día del Trabajador. Desde hace 12 años comenzó este proceso en el que cada día que ha pasado, los trabajadores venezolanos han venido tomando un papel protagónico en el impulso de la Revolución Socialista”.

El Líder bolivariano  instó a continuar la lucha contra la explotación de la clase obrera,  los trabajadores y trabajadoras. El trabajo debe ser liberador y productivo, con fundamento, creador de la sociedad, no como un castigo, y eso sólo es posible en Socialismo”.

Solo en Revolución y gracias al gran trabajo y esfuerzo de sus líderes, en Venezuela se han generado empleos para la clase obrera, dándole estabilidad laboral a la familia venezolana, eliminando la tasa de desempleo en el país.

Firma de la Ley Orgánica del Trabajo

 De esta manera, desde el Salón Simón Bolívar del Palacio de Miraflores y en una transmisión conjunta de radio y televisión, el 30 de abril de 2012, el Comandante Supremo plasmó su característica rúbrica al nuevo ordenamiento jurídico, que fue llevado adelante gracias a poderes especiales que le fueron otorgados con una Habilitante.

Como producto de esta reivindicación, se obtuvo la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (Lottt), la cual fue publicada en la Gaceta Oficial N°6.076 del 7 de mayo de 2012, y cuenta con 554 artículos y 7 Disposiciones Transitorias.

Asimismo, algunas de las novedades de esta ordenanza fueron la reducción de la jornada laboral de 44 a 40 horas semanales diurnas, el pago doble de prestaciones en caso de despido injustificado, la eliminación del cobro de comisiones bancarias por servicios de cuenta nómina y el regreso de la retroactividad de las prestaciones para los trabajadores activos desde 1997.

El nuevo código contempló la reivindicación de los derechos de las trabajadoras y trabajadores, como la antigüedad en el pago de las prestaciones sociales, licencia de 6 semanas antes y 20 semanas después del parto para las mujeres trabajadoras.

Por su parte, fue establecido un lapso de tres años por la norma legislativa con el fin de dar oportunidad a las empresas para acatar la prohibición de subcontratar a sus trabajadores. Esta modalidad contractual se observa fundamentalmente en empresas de servicios, tanto de carácter privado como del Estado, aunque el Gobierno Revolucionario ha hecho esfuerzos por regularizar la situación en sus organizaciones.

La tercerización con inamovilidad fue dispuesta en la legislación. Durante el lapso de tres años de regularización, se establece la protección especial laboral por la que ningún trabajador bajo este esquema de contratación, puede ser despedido de su trabajo. Cabe precisar que la modalidad es usada por compañías que pretenden ahorrar costos laborales, por lo que sería previsible que se intenten desprender de ese grupo de trabajadores antes de que deban regularizar su situación.

De igual forma, se establecieron la igualdad de beneficios y de condiciones de trabajo similares a los que se aplican a los trabajadores regulares. Durante ese lapso de tres años, la relación laboral debe ser idéntica a la que corresponda a los trabajadores y trabajadoras contratados directamente por el patrono o patrona beneficiario de los servicios de la firma suministradora de personal.

Los trabajadores contratados a tiempo determinado o por unidad de obra también estarán amparados por la estabilidad. Esto será mientras dure el contrato o se culmine la obra, según sea el caso. En el estatuto anterior, el patrono podía rescindir el contrato con el simple pago del valor del mismo al trabajador o amparándose en las causales de despido. Los trabajadores de dirección se mantienen fuera de la protección especial de estabilidad como lo establecía la anterior legislación.

Esta nueva Lottt recuperó el pago doble (o doblete) en caso de despidos injustificados y el cálculo de las prestaciones con base en el último salario y teniendo en cuenta los años de trabajo, a la vez que eliminó la tercerización de actividades o subcontratación.

“Cualquier capitalista dice: ‘mira qué vagabundería es’. No, vagabundería no, son derechos humanos, son derechos de los trabajadores, trabajadoras y de sus familias”, expresó el Comandante Chávez en esa histórica ceremonia.

“No existe ley alguna que haya sido tan debatida como ésta. Tenemos una ley para la historia, producto de un largo proceso de lucha”, dijo firmar el texto legal con el que recuperó para la clase trabajadora las conquistas socioeconómicas arrebatadas durante la Cuarta República.

T: Natacha Bejarano

F: Juan Carlos Martínez