Venezuela celebra el Día Internacional de los Pueblos Indígenas con total inclusión para las minorías étnicas

Cada 9 de agosto se conmemora el Día Internacional de los Pueblos Indígenas u Originarios; así lo dispuso en 1994 la Organización de Naciones Unidas (ONU) en su Asamblea General, bajo la resolución 49-214 que hace honor a la primera reunión de trabajo para discutir sobre la prevención de discriminaciones y protección a las comunidades autóctonas que se llevó a cabo 1982.

Con la llegada de la Revolución Bolivariana, los pueblos ancestrales del territorio nacional que fueron marginados por gobierno anteriores y durante todo el siglo pasado, han sido integrados al sistema socioeconómico de la nación. El 27 de mayo del 2002, el Comandante Supremo Hugo Chávez promulgó en el decreto número 1.795, el uso obligatorio de las lenguas indígenas en sus zonas de influencia, así como también la creación del Consejo Nacional de Educación, Cultura e Idiomas Indígenas.

Asimismo, el Gobierno presidido por Nicolás Maduro Moros ha continuado la extensa política de inclusión, desarrollando planes de formación comunitaria para los indígenas con educación intercultural repleta de enseñanzas bilingües, saberes tradicionales e ideas artesanales para consolidar esa identidad y una sólida soberanía cultural.

Sin embargo, a los largo de todo el mundo y del continente americano, luego de 23 años de establecerse la fecha en la que conmemoramos a los pueblos originarios del globo terráqueo, estas comunidades continúan sufriendo una fuerte discriminación, pobreza, violencia, vulnerabilidades y preponderantes dificultades para disfrutar de sus derechos básicos.

La misma ONU, ha arrojado cifras recientes en las que reconoce que las comunidades indígenas sufren de una escasez desproporcionada de recursos. Incluso, estadísticas totales; establecen que el 33 por ciento de los pobres del mundo en las áreas rurales, pertenecen a los pueblos ancestrales; padeciendo así de altos niveles de discriminación, tal como lo demuestra el dato de que una de cada tres mujeres indígenas, es violada a lo largo de toda su vida.

Asimismo, una cifra más alarmante desprendida de distintas organizaciones sociales, revelan que 281 defensores de los derechos humanos fueron asesinados en 25 países durante el año 2016, sólo por atreverse a defender los derechos de los pueblos originarios, sus territorios y el medio ambiente en el cual se desenvuelven. Este dato ha implicado un incremento sustancial con relación a los años 2014 y 2015, periodos en los cuales se registraron 130 y 180 decesos.

La ONU hizo un llamado a los Estados para que logren transformar las palabras en hechos tangibles para erradicar las vejaciones y conflictos para con las comunidades indígenas, diatribas que en su mayoría se suscitan por el impulso del gran poder económico mundial al tratar de hacerse con espacios territoriales y con recursos naturales que nos les pertenecen.

Texto: Samuel Clemente

Foto: @pinfantepsuv