Venezuela rechaza conjura del Grupo de Lima contra la soberanía nacional

La República Bolivariana de Venezuela rechaza categóricamente la conjura de los países que integran el Grupo de Lima, que han arremetido contra las decisiones soberanas de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), acción que constituye una violación de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y de las normas del derecho internacional.

A través de un comunicado, emitido por el Ministerio para Relaciones Exteriores, la Patria bolivariana además repudia las amenazas de este grupo -conformado por gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú- que reitera su llamado al injerencismo y aplicación de la Carta Democrática por parte de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Esta acción, una vez más, “supone el empleo del chantaje, la presión y el terrorismo de estado, como ocurrió en Mercosur, para tratar de torcer el brazo a países dignos de la región que no han sido parte de su fracasada campaña de aislamiento contra Venezuela”, y también constituye un plan dirigido a “crear las condiciones que justifiquen al imperio estadounidense realizar una intervención militar contra nuestro pueblo, nuestro suelo sagrado y nuestra forma de gobierno republicana y democrática”.

A continuación el texto íntegro:

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LAS RELACIONES EXTERIORES

COMUNICADO

  1. La República Bolivariana de Venezuela rechaza categóricamente el pronunciamiento emitido el 18/08/2017 por el autodenominado Grupo de Lima en relación a las decisiones soberanas de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), representante legítima del poder constituyente originario, lo cual constituye a todas luces un nuevo acto de injerencia en los asuntos internos venezolanos por parte de los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú , en violación de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y de las normas del derecho internacional.
  2. La República Bolivariana de Venezuela repudia enérgicamente la amenaza de la conjura de Lima de aplicar la Carta Democrática de la OEA, lo que supone el empleo del chantaje, la presión y el terrorismo de estado, como ocurrió en MERCOSUR, para tratar de torcer el brazo a países dignos de la región que no han sido parte de su fracasada campaña de aislamiento contra Venezuela.
  3. Estas acciones son consistentes y necesarias para crear las condiciones que justifiquen al imperio estadounidense realizar una intervención militar contra nuestro pueblo, nuestro suelo sagrado y nuestra forma de gobierno republicana y democrática.
  4. La Conjura de Lima tiene no solo la intención de romper todo patrón de posibles relaciones de altura, igualdad, cooperación y respeto con Venezuela, sino torpedear la unidad de Nuestra América.
  5. La conjura de Lima pretende, conforme a dictámenes imperiales,  imponer una política de tutelaje  y amenazas contra Venezuela, que no se corresponde ni pertenece a este tiempo histórico, y representa el principal riesgo para la paz y la estabilidad de Venezuela y de Nuestra América.
  6. La República Bolivariana de Venezuela alerta a los pueblos de este grupo de países acerca del rol que cumplen sus gobiernos como brazo ejecutor del imperio estadounidense para reeditar la triste historia de la Doctrina Monroe, llamada ahora en el Siglo XXI “América Primero”, con la cual el Gobierno de los Estados Unidos de América pretende recolonizar los pueblos independientes del continente.
  7. La República Bolivariana de Venezuela hace un llamado a la comunidad internacional y a los pueblos del  mundo a condenar esta conducta intervencionista, inamistosa  e irresponsable de la Conjura de Lima que no actúa a modus propio sino bajo la dirección del país con el mayor gasto militar a nivel mundial.
  8. El derecho y no la fuerza abusiva, o la amenaza del uso de la fuerza, debe ser la fuente de las relaciones entre nuestros países.

Caracas, 19 de Agosto de 2017