Jacinto Convit: Ejemplo de humildad y sensibilidad para el pueblo

Comparte y difunde

“Hay que estudiar e investigar mucho y hay que pensar bastante. Debemos evitar que la medicina se convierta en un campo sólo de dinero, y no olvidar que es también una profesión humanista”.

Así lo expresó Jacinto Convit García, quien nació un 11 de septiembre de 1913 en la ciudad de Caracas, específicamente en la parroquia La Pastora. Fue un médico y científico venezolano, conocido por desarrollar la vacuna contra la lepra.

Este ilustre venezolano se graduó de médico en la Universidad Central de Venezuela (UCV) en 1938, y con una Maestría en Dermatología en Estados Unidos, se fue a trabajar al Leprocomio de Cabo Blanco, en el litoral central del país.

A lo largo de su carrera, se desempeñó como director del laboratorio del Dr. Leopoldo Briceño Iragorry en el Hospital Vargas de Caracas; Presidente de la Asociación Internacional de la Lepra (ILA) y Presidente de la International Journal of Leprosy Corporation; Director del Centro Panamericano de Investigación y Adiestramiento en Lepra y Enfermedades Tropicales.

Esos años le dieron una invalorable experiencia para tratar a los pacientes leprosos, desmontando prejuicios sociales sobre el contagio por convivencia, pero fundamentalmente le sirvieron para emprender numerosas investigaciones sobre esa enfermedad.

“Aprendí a cuidar a los pacientes desempeñando labores de médico, juez, odontólogo y consejero, que sirvieron ampliamente para enriquecer mi conocimiento sobre la enfermedad y profundizar sobre el aspecto humano de los enfermos”, dijo en una oportunidad.

Convit realizó arduos experimentos para identificar nuevas formas de tratar la lepra y de erradicarla, lo cual llamó la atención de la comunidad científica internacional.

Dichos esfuerzos dieron como resultado que en el año 1971, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo designa Director del Centro Cooperativo para el estudio Histológico y Clasificación de la Lepra, cargo que desempaño hasta su muerte.

En sus investigaciones acerca de la lepra logra aislar el microbio con la vacuna, lo que contribuyó al cierre de los centros de aislamiento de los pacientes (leproserías), y garantizar un trato digno para ellos.

Además fue la base para la vacuna contra la leishmaniasis, enfermedad de tipo infeccioso causada por un parásito protozoo del género leishmania, transmitida por la picadura de un mosquito infectado. Este mosquito puede resultar perjudicial tanto para personas como para animales y se localiza en zonas rurales con clima mediterráneo, subtropical y tropical.

Su empeño fue reconocido con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, en 1987; también fue nominado al Premio Nobel de Medicina.

En el 2010, Convit anunció que Venezuela había dado un paso importante con la introducción de la vacuna contra la enfermedad en el noroeste de Argentina y América Central, en un esfuerzo de integración en la región.

Luego de 100 años de una fructífera y dedicada vida, muere en Caracas el 12 de mayo de 2014, a pocos meses de cumplir 101 años de edad.

El presidente de la República, Nicolás Maduro, calificó a este insigne doctor venezolano como un humanista, dedicado a servir a la población más necesitada, que se convirtió en “ejemplo de humildad y sensibilidad”.

T: Alberdry Romero 

Comparte y difunde