Especial | Fabricio Ojeda: Está vivo su legado de mártir revolucionario por la emancipación del pueblo

Cabecera de sitio Especial | Fabricio Ojeda: Está vivo su legado de mártir revolucionario por la emancipación del pueblo

«Si muero no importa, otros vendrán detrás que recogerán nuestro fusil y nuestra bandera para continuar con dignidad…”. El pensamiento es de Fabricio Ojeda, y se recoge en la carta de renuncia a su curul de diputado ante el Congreso Nacional el 30 de junio de 1962. El líder revolucionario marcaba la historia de lucha atiimperialista y contra el entreguismo que se estableció tras la caída de Marcos Pérez Jiménez, donde el puntofijismo comenzaba su auge.

Hoy 21 de junio se conmemora el Día de los Mártires Revolucionarios, como homenaje a Fabricio Ojeda, y a muchos otros y otras quienes ofrendaron su vida por la Liberación Nacional y el Socialismo.

Fabricio Ojeda, nació en Boconó, estado Trujillo el 6 de febrero de 1929, y su vida fue apagada el 21 de junio de 1966, en los calabozos del SIFA, (Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas), ubicado en el Palacio Blanco y conformado por la policía política del Estado de entonces, que se encargó por instrucciones del gobierno de Raúl Leoni, de torturarlo hasta causarle la muerte, para intentar desaparecer su ideario de emancipación que nació con la lucha anti- Pérez Jiménez.

 Su deceso trató de venderse a la opinión pública como un suicidio, pero más tarde la verdad salió a la luz; Fabricio fue asesinado.

Ojeda encabezó la Junta Patriótica, creada para derrocar al régimen dictatorial de Marcos Pérez Jiménez (1952-1958), y dirigió la revuelta popular que derrocó al dictador el 23 de enero de 1958.

El líder revolucionario, diputado y periodista que cubría la fuente presidencial durante la dictadura inspiró su lucha en hacer justicia frente a la violación de los derechos humanos de campesinos, trabajadores y activistas políticos de la juventud de izquierda que fueron torturados y desaparecidos por sus ideas progresistas y en contra de quienes sembraron la angustia y el dolor en las familias venezolanas de la década de los 60.

Tras su salida del Congreso Fabricio Ojeda, marcha a los Andes a organizar el Frente Guerrillero de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), desde donde emprendió la lucha antiimperialista con el seudónimo del Comandante Roberto.

La lucha inclaudicable de este Guerrillero Heroico, se acrecentó en los sueños de libertad, independencia y soberanía de Simón Bolívar, y más tarde su obra política inspiró al Comandante Hugo Chávez Frías y a los militares que insurgieron el 4 febrero de 1992.

En el año 2011, desde las afueras del Palacio de Miraflores, el Comandante Eterno Hugo Chávez honró la memoria del luchador social.

«En el Palacio Blanco hoy reivindicado, allí mataron a Fabricio Ojeda, pero él hoy vive entre nosotros», dijo ante la multitud.

Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde el año 2017, por instrucciones del Presidente Nicolás Maduro, quien honró con este acto su lucha heroica.

«Fabricio Ojeda ha entrado hoy al Panteón Nacional por sus propios méritos de luchador, como patriota, como joven eterno», expresó el Jefe de Estado.

Entre sus obras literarias resalta «La guerra del pueblo», que recoge las reflexiones sobre las posibilidades de una revolución nacional, el papel de las masas en la lucha, la trayectoria de los partidos políticos de Venezuela, el juego de las distintas razas y grupos de presión, reseña el portal web El Perro y la rana.

¡La hora de la Revolución ha sonado en todos los relojes!  y hoy el legado de Fabricio Ojeda, insta a seguir trabajando en la promoción de sus principios éticos, morales y revolucionarios en lo social, cultural, político y territorial para que siga viva la lucha de los mártires que dieronpaso a la emancipación del pueblo con la Revolución Bolivariana.

T: Yndira López


Entradas Recientes




Redes Sociales

Entes adscritos